Mantenga la calma durante la tormenta de la adolescencia

Contribución de la Dra. Lizette Gomez

A medida que los preadolescentes se convierten en adolescentes, se les desata la tormenta de la adolescencia: el cuerpo y la mente en rápida transición y un torrente de sentimientos nuevos y extraños. Como padre o madre, ¿cómo conserva la calma y mantiene a su adolescente en el camino hacia la madurez?

¿Qué es la adolescencia?

La adolescencia es el proceso de llegar a la madurez. Este proceso ocurre en varias etapas. La primera etapa (de 11 a 14 años) sorprende a muchos padres que observan a su pequeño y dulce hijo convertirse en una persona temperamental y peleona que cuestiona las creencias de sus padres.

Durante esta etapa, el cuerpo de los niños cambia rápidamente. Los adolescentes a menudo se sienten torpes y se preguntan si son normales. Sienten la atracción sexual, pero no siempre la comprenden. Los amigos, la privacidad y lo que está pasando ahora son su prioridad, no las consecuencias a largo plazo.  Puesto que empiezan a sentirse más independientes, pondrán a prueba los límites y las reglas para demostrar su independencia. Esto de poner a prueba los límites crea el ambiente perfecto para el conflicto entre los adolescentes y los padres.

Estas son algunas sugerencias que quizás hagan más eficaces sus interacciones.

Consejos para padres

  • Reconozca esta primera etapa en el desarrollo y mantenga la calma cuando enfrente oposición. 
  • Los amigos son muy importantes para su hijo, así que entérese de quiénes son. Puede mantenerse a una distancia discreta mientras supervisa lo que hacen juntos. Los adolescentes quizás se involucren con gusto en actividades de voluntariado si los acompañan sus amigos o participan en grupo.
  • Tenga presente que aunque los adolescentes actúen como que no les agrada su compañía, comoquiera necesitan su apoyo, orientación y disciplina.

Reglas para los niños

Así como lo haría para un evento deportivo, establezca unas reglas básicas.

  1. Deje que su adolescente exprese su opinión respetuosamente. Se prohíben los gritos. Si un conflicto llega a ese punto, no se logrará nada que valga la pena. Sepárense físicamente hasta que las cosas se hayan calmado. Es la misma idea que la del "tiempo a solas" tradicional.
  2. Deje que su adolescente pase un rato tranquilo o solo en un lugar designado de la casa. Establezca reglas sobre el volumen de la música o el uso de audífonos. El tiempo frente a una pantalla (televisor, teléfono, computadora) se debe limitar para que tenga tiempo para hacer la tarea y los quehaceres.
  3. Fije una hora para llegar a casa. Si su adolescente no respeta la hora de llegar a casa, debe haber consecuencias. Todos quieren ser “el niño popular”, pero usted no tiene que ser el papá más buena onda. ¡Está bien que sus hijos lo usen a usted de excusa! Por ejemplo, "Lo siento, pero si no llego para las 6:30, mis papás no me prestan el carro este fin de semana".
  4. Pasen tiempo en familia todos los días. No importa la estructura o el tamaño de su familia, es bueno apartar unos minutos para hablar de las actividades del día. La conversación quizás no sea profunda, pero los beneficios de unos minutos de tiempo de calidad pueden ser enormes.

Lizette Gomez, MDAcerca del experto: Lizette Gomez, M.D., trabaja en el Departamento de Pediatría del Centro de Ciencias de Salud de la Universidad de Texas en San Antonio.

Para mayor información

Lea Help for Parents of Troubled Teens (solo en inglés) de nuestra Biblioteca de Recursos para Padres [ver ahora]