Acabe con el Drama a la Hora del Baño

Hay que bañar a los niños, pero no tiene que ser una batalla. Siga estos 10 pasos para asegurarse de que su hijo esté feliz y limpiecito, sin que le dé un dolor de cabeza.

Antes del baño

  • Anuncie clara y frecuentemente que se acerca la hora del baño. A los niños no les gusta cambiar de actividad de repente. Si saben la rutina, es menos probable que hagan berrinches.
  • Ponga tapetes en el piso para evitar que se resbalen.
  • Pruebe el agua para asegurarse de que no esté ni muy caliente ni muy fría para su hijo.
  • Tenga todo lo que necesita a la mano: champú, toallas, jabón.

Durante el baño

  • A veces a los niños no les gusta que les laven el pelo porque les da miedo el agua en la cabeza o la cara, o porque el champú les hace arder los ojos. Use toallitas o vasos pequeños en vez del rociador de la ducha para echarles agua. Compre un champú antilágrimas para bebés. Ayúdeles a protegerse la cara. También puede dejar que lo observen a usted lavarse el pelo para mostrarles lo que pasa cuando cierran los ojos.
  • Hable con calma durante el baño: "Ahora te voy a echar jabón en la espalda" o "ahora te voy a echar agua, cierra los ojitos". Deje que su hijo haga todo lo que pueda por sí solo.
  • Canten y jueguen juntos con los juguetes para el baño. ¡Diviértanse!
  • Siempre supervise a su hijo cuando esté cerca de cualquier cantidad de agua.

Después del baño

  • Vuelva a anunciar claramente que la hora del baño se está acabando.
  •  Dígale a su hijo que le ayude a guardar los juguetes o que vacíe el agua de la tina, para que conozca la rutina de la limpieza también.

Para mayor información

Vea una escena del programa de televisión Supernanny, en la que una verdadera mamá aprende a controlar la hora del baño.