Cómo evitar que su hijo muerda

Contribución de la Dra. Rebecca L. Huston

Cuando los niños muerden, es normal que sus padres se sienten ansiosos, avergonzados, confundidos, frustrados y enojados. Es bueno saber que morder es un comportamiento muy común que normalmente se pasa pronto si se toman las medidas adecuadas. Pero si los padres no hacen algo inmediatamente, el comportamiento de morder puede persistir y hasta empeorar.

Un bebé con dolor por la dentición

¿Por qué muerden los niños?

  • Dentición  A los niños les salen 20 dientes durante sus primeros 2 años. Eso da como resultado muchas conductas relacionadas con la dentición. A veces los niños se confunden y usan a otras personas como juguetes de dentición. Los niños pequeños usan la boca para explorar el mundo.
  • Llamar la atención:  A veces los niños muerden para llamarle la atención. Los niños pequeños apenas están aprendiendo a comunicarse y a veces usan otras maneras para comunicar un mensaje.
  • Frustración: El mundo puede ser un lugar muy frustrante para los niños pequeños y a veces se desahogan cuando se sienten frustrados, cansados o enojados.
  • Conducta aprendida: Algunas veces, cuando muerden, los niños pequeños están imitando a otros niños.

¿Qué hago si mi hijo muerde?

  • Reaccione pronto: Es muy importante reaccionar inmediatamente a la mordedura. Dígale al niño "No muerdas" en un tono firme, pero calmado. Las conductas agresivas, como morder, no se deben tolerar en lo más mínimo. Haga lo posible por mantener la calma.
  • Tiempo a solas: Separe al niño de lo que esté haciendo. Coloque al niño en un lugar neutral pero evite darle mucha atención. Recuerde que a veces el niño muerde para llamarle la atención, aunque sea atención negativa. Si ha mordido antes, entonces ponerlo en tiempo a solas es apropiado, y normalmente se da un minuto por cada año de edad del niño.
  • Supervise al niño atentamente: Observe a su hijo de cerca en situaciones de alto riesgo, como cuando el niño está cansado, tiene hambre o está compitiendo con otro niño por un juguete favorito. Tenga cuidado también durante cambios estresantes en la casa, como cuando se mudan, lo entrena para usar el baño o llega un nuevo hermanito. Haga actividades cortas. Use técnicas de distracción y reoriente a su hijo a otra actividad. Tenga a la mano bocadillos o anillos de dentición que haya enfriado en el refrigerador para aliviar el dolor. ¡No meta la mano en la boca del niño!
  • Sorprenda a su hijo haciendo algo bueno: Uno de las maneras más eficaces de eliminar comportamientos problemáticos en los niños es dándoles refuerzo positivo por su buena conducta. Enseñe a su hijo a usar palabras para expresar sus sentimientos, como "Quiero mi juguete, por favor" o "Estoy cansado". Asegúrese de que usted y su hijo pasen tiempo juntos todos los días, leyendo libros o jugando algún juego.

Y si me muerde, ¿puedo morderlo yo?

¡No! Muchos padres me han dicho que un pariente o el personal de la guardería del niño les ha dicho que deben morder al niño cuando este los muerde. Eso nunca es una reacción útil y solo le enseña al niño que la conducta agresiva es normal.

Notas importantes

  • Lave toda mordida con agua y jabón. Si la mordida sangra o es profunda, llame a un doctor. La herida quizás necesite atención médica.
  • Si su hijo sigue mordiendo después de los 4 o 5 años, quiere decir que quizás tenga otro problema emocional que tratar. Hable con su pediatra.

Sobre el experto: Rebecca L. Huston, M.D., M.P.H., F.A.A.P., ha sido pediatra en San Antonio por 28 años. Es la madre de dos niños, ya grandes. La Dra. Huston actualmente es la Jefe de Sección de Pediatría General con la Escuela de Medicina de Baylor en el Hospital Infantil de San Antonio.