Consejos para la disciplina positiva

Contribución del Centro de Protección para Niños

Disciplinar a los niños es una parte esencial de la crianza. Sin embargo, no siempre es fácil. De acuerdo a la definición, la disciplina se usa para enseñarles a los niños sobre las expectativas y las reglas, por eso es importante y necesario que los padres tomen tiempo y hagan el esfuerzo para determinar cuál es la mejor forma de disciplinar en cada situación que se presenta. Estos son algunos consejos para disciplinar de una manera positiva y eficaz.

  • Pregúntese, "¿Qué le estoy enseñando a mi hijo por medio de la disciplina?" El propósito principal de la disciplina, además de proteger a su hijo del peligro, es enseñarle a comportarse y enseñarle la diferencia entre el bien y el mal. Por lo tanto, se deben aplicar consecuencias lógicas al comportamiento. Por ejemplo, si un niño tira los crayones al piso, usted tendría que decirle al niño que recoja los crayones y que juegue con ellos de una manera apropiada para que se le permita jugar con ellos de nuevo. En este caso, usted le está enseñando al niño que si no cuida sus pertenencias, no podrá disfrutar de ellas, en lugar de desconectar las consecuencias del comportamiento enviándolo a pasar tiempo a solas o negándole postre.
  • Critique el comportamiento, no al niño. Su hijo está formando su sentido de identidad. Si escucha que es malo, egoísta, mal educado o brusco lo suficiente durante su desarrollo, lo creerá y se comportará de acuerdo a eso. Asegúrese de criticar la conducta y no al niño. Por ejemplo, diga: "No me gusta cuando no compartes tus juguetes con tu hermana. Eso no es amable, y además ella no puede jugar", en lugar de decir "No seas tan egoísta y dale el juguete". Además, cuando quiera modificar la conducta de su hijo, trate de usar palabras positivas en lugar de negativas. Por ejemplo, en lugar de decir "No tires el juguete", diga: "¡Me gusta ver que cuidas tus juguetes al jugar!"
  • Elogie la buena conducta. Los padres y demás personas a menudo ponen más atención al comportamiento negativo o peligroso que al comportamiento positivo. Sin embargo, es importante elogiar al niño por comportarse bien. Esta puede ser su herramienta de disciplina más poderosa. Los niños por naturaleza buscan la atención de sus cuidadores, así que si reciben atención positiva por su conducta positiva, es más probable que continúen comportándose de esa manera. De lo contrario, podrían comportarse mal solo para que les presten atención.
  • Sea consecuente. La disciplina pierde su sentido cuando uno no hace lo que dice en cuanto a las consecuencias establecidas. Por eso es importante evitar consecuencias no realistas que no piensa seguir, como decir que los llevará a la casa si no se comportan bien (cuando bien sabe que va llegando a su destino y no tiene intenciones de regresar). Recuerde, enséñele a su hijo que las acciones negativas traen consigo consecuencias negativas lógicas.
  • Estudie las etapas del desarrollo de los niños. La disciplina que funciona en una etapa tal vez no funcione en otra. Entre más conozca sobre las etapas normales del desarrollo, mejor podrá dirigir a su hijo y hasta prevenir el mal comportamiento. Trate de entender por qué se comporta mal su hijo. Por ejemplo, los adultos pueden controlar su conducta cuando tienen hambre, o están cansados o aburridos, pero los niños de edad preescolar no. Sepa qué esperar de su hijo y lleve bocadillos, déjelo tomar siestas y encamínelo hacia el éxito. Por ejemplo, si sabe que su hijo tiene hambre, no lo lleve a esa hora al supermercado.
  • Preste atención a su propio estés. A todos los padres se les acaba la paciencia en algún momento. Ser padre de familia no es fácil, por eso es importante cuidarse para que pueda brindarle a su hijo estabilidad. El estrés puede causar que los padres de familia reaccionen con severidad ante el mal comportamiento, o simplemente lo ignoren porque están muy cansados y abrumados para manejarlo. El estrés y la falta de sueño frecuentemente afectan a los padres, así que ponga atención a cómo se siente. La disciplina se debe basar en consecuencias lógicas a las acciones del niño, y no en cómo se siente ese día el padre de familia.  Si está abrumado por el estrés, busque ayuda y la manera de tener tiempo para ocuparse de sus propias necesidades.

Aprendemos a ser adultos de los adultos que nos crían. Pregúntese: ¿Qué tipo de adulto quiero que mi hijo sea? Si en algún momento no está seguro qué debe hacer, piense en lo que su hijo está aprendiendo de sus acciones.

Para mayor información

Descargue e imprima estas hojas de consejos de nuestra Biblioteca de recursos para los padres:

Centro de Protección para Niños

Sobre el experto: El Centro de Protección para Niños es un centro de defensa infantil acreditado a nivel nacional y la única organización sin fines de lucro del condado de Travis, Texas, involucrada en la investigación de delitos contra los niños. Durante más de 25 años, el centro ha sido el primer recurso para los niños del condado de Travis que se sospecha son víctimas de abuso sexual, maltrato físico o descuido y para los niños que han sido testigos de un delito violento. El Centro es un lugar que respeta a los niños y está especialmente equipado para grabar las entrevistas forenses con los niños, hacer exámenes médicos, consejería e intervención durante la investigación y enjuiciamiento de casos de abuso infantil.

El objetivo del Centro es poner fin al ciclo del abuso infantil mediante el apoyo a las víctimas actuales de abuso o maltrato brindándoles ayuda para que rompan el ciclo de abuso y maltrato en su vida, a través de la intervención oportuna, estratégica, eficaz y basada en las pruebas con el Programa de Crianza Protectora. Además, el Departamento de Servicios Educativos capacita a los profesionales y otros miembros de la comunidad sobre cómo prevenir, reconocer y reaccionar de manera responsable ante el abuso o maltrato infantil si tienen sospechas de que está ocurriendo.

Todos los servicios del Centro de Protección para Niños se prestan a los niños, sus cuidadores protectores y miembros de la comunidad sin cargo alguno y se ofrecen en inglés y español.