Rutinas de la familia: por qué son importantes y cómo crearlas

Contribución de la Dra. Reina Patel

Una rutina, o una actividad que ocurre más o menos a la misma hora y de la misma manera todos los días, hace que los niños se sientan a gusto y tengan un sentido de seguridad. Algunos ejemplos de rutinas son:

  • Lavarse las manos antes de comer.
  • Terminar la tarea antes de ver la tele.
  • Ir al parque juntos todos los sábados por la mañana.
  • Jugar con la Frisbee y el perro todos los días después de clases.

¿Por qué son importantes las rutinas para los niños?

Una rutina ayuda a organizar su día o su tiempo para que la familia logre hacer las cosas y pase tiempo de calidad junta. Las rutinas también:

  • Promueven la autoestima y la conducta positiva.
  • Ayudan a los niños en momentos estresantes, como cuando se cambian de escuela, se mudan a otra ciudad, nace un hermanito, se enferma o fallece alguien de la familia, hay un divorcio o experimentan cambios del desarrollo.
  • Enseñan hábitos sanos (como lavarse los dientes, hacer ejercicio o mantenerse sanos, cocinar alimentos frescos juntos o dedicar tiempo a la lectura con regularidad).
  • Le ayudan a fijar expectativas para sus hijos de acuerdo con la edad que tengan (como recoger sus propios juguetes, decidir la noche anterior qué ropa se van a poner para ir a la escuela, sacar la basura, poner la mesa para la cena, limpiar la cocina, guardar los trastes o la ropa limpia, tender su cama).
  • Los unen más a usted y a su hijo y les dan tiempo para tener conversaciones importantes.

¿Por qué son importantes las rutinas para los padres?

  • Una vez que los niños aprendan las rutinas, los padres podrán dejar de estar encima, o sea que ¡tendrán menos estrés!
  • Puede planear mejor los días y las semanas (por ejemplo: si los domingos siempre comen pizza hecha en casa, eso ayuda con las decisiones al hacer las compras y reduce las discusiones sobre las opciones para la cena).

¿Cómo establezco una rutina para nuestra familia?

  • Recuerde, una rutina que funciona para una familia, tal vez no funcione para la suya.
  • Procure que las actividades sean sencillas y apropiadas para la edad de los niños.
  • Incluya a sus hijos. Es más probable que colaboren si son parte del plan.
  • Use tablas con fotos o dibujos que muestran el orden de las actividades. De esta manera, usted y sus hijos crean la rutina, en lugar de que usted "les diga qué hacer".

¿Cómo seguimos la rutina?

  • No dude en cambiar la rutina hasta que se ajuste a su familia.
  • Déles recordatorios a los niños para que sigan el horario. (Ejemplo: "En cinco minutos, tienen que guardar los carritos y alistarse para la cama".) Algunos niños quizás necesiten un aviso con 2 minutos de anticipación. Y finalmente, "Ya es hora de guardar los carritos. ¿Necesitan ayuda?"
  • Sigan la rutina lo más que puedan. Si los niños pasan mucho tiempo en una actividad (como lavándose los dientes o poniéndose la pijama), recuérdeles tranquilamente: ("Recuerden, tienen que acostarse a las 8:00 p.m. Si no terminan pronto, solo tendremos tiempo para un cuento").

Sobre la experta: Reina Patel, D.O., es pediatra y madre de dos niños pequeños muy inquietos. Tiene su práctica en Dallas desde 2007.