Cómo escoger las batallas con los niños pequeños

Parece que otra vez quiere ponerse la capa de Batman para ir al supermercado. O está a punto de hacer otro berrinche antes de la hora de cepillarse los dientes. Los niños pequeños pueden ser tercos y curiosos... ¡es difícil ser un niño pequeño en un mundo donde ocurren tantas cosas interesantes!

Como un padre que batalla con su hijo por la independencia y libre expresión, ¿cómo sabe cuándo debe ganar y cuándo dejar las cosas en paz? Siga estas tácticas para los pleitos para que reine la paz en su casa.

  • Evaluación rápida: ¿es una situación de vida y muerte? Si su hijo pequeño quiere hacer algo que podría lastimarlo física o emocionalmente o podría lastimar a los demás, usted tiene que acabar con ese comportamiento de una vez.
  • Sepa qué batallas merecen la pena. Algunas de las reglas no son negociables, y cada hogar es diferente. Ya sea la hora de acostarse o de bañarse, o de no llevar comida al cuarto o de vestirse bonito para ir a la iglesia, usted es quien tiene que decidir qué valores y normas diarias son importantes.
  • Evalúe los pros y contras. ¿Es importante que su hijo aprenda a vestirse solo o que se ponga calcetines del mismo par? ¿Quiere que aprenda a controlar sus hábitos alimenticios o que, si grita, usted le dará otra galleta? Piense en la lección que su hijo aprenderá y decida si debe batallar con él o no.
  • Otras formas de evitar una pelea. Dele alternativas: si quiere colorear el refrigerador, abra un libro para colorear y péguelo en la puerta del refrigerador. Si en lugar de jugar con Play-Doh, prefiere comérselo, es un buen momento para lavarse las manos y comer algo de verdad. Además, al darles alternativas controladas, los niños pequeños sienten un poco de libertad dentro de los límites: "¿Hoy quieres ponerte los zapatos azules o de color café? ¿Prefieres sentarte en la carriola o caminar conmigo de la mano?"
  • Cuando batallen, sea justo por el bien de los dos. Siga las reglas, aun cuando se sienta agotado; si deja que su hijo se coma una rebanada de pastel para el desayuno de hoy, también esperará comerse una mañana. Tenga cuidado con la palabra "No" porque si la usa muy a menudo, los niños dejarán de prestarle atención. Use otras palabras como "detente", "está caliente" o "está sucio". Asegúrese de saber cómo usar el tiempo a solas si es necesario.

Para mayor información