La depresión posparto: Más que "Baby Blues"

Contribución de la Dra. Beth Van Horne

La depresión posparto (PPD) es un tipo de depresión que puede afectar a los dos padres después del parto. Los síntomas pueden ser tristeza, poca energía, cambios en los patrones de sueño y alimentación, disminución del deseo sexual, ataques de llanto, ansiedad e irritabilidad. Aunque muchas mujeres tienen síntomas leves que se resuelven por sí mismos después del parto, cuando los síntomas son graves y han durado más de dos semanas, podría ser depresión posparto.

¡Cuidar a un bebé es agotador! Debido a los muchos cambios que las familias experimentan después de traer al bebé a la casa del hospital, muchos padres, tanto los papás como las mamás, se sienten abrumados, cansados, nerviosos y confundidos. Es común que las mamás con bebés pequeños experimenten sentimientos de tristeza , quizás lloren más a menudo que de costumbre y podrían irritarse por pequeñeces. Los sentimientos de tristeza normalmente duran de unos días a unas semanas y se resuelven por sí mismos.

Pero las familias deben buscar ayuda si el papá o la mamá experimenta varios síntomas por periodos más largos, ya que esto podría indicar que tiene un padecimiento grave llamado depresión posparto (PPD).

La depresión posparto puede ocurrir en los padres de niños de hasta un año de edad y tanto en las mamás como en los papás, incluso los padres adoptivos o temporales pueden experimentar depresión posparto.

Las señales

Busque ayuda si usted tiene algunos de los siguientes síntomas durante dos semanas o más:

  • Se siente abrumado.  No solo en el sentido de "oye, esto de ser una nueva mamá es difícil". Sino en el sentido de "No puedo hacer esto y nunca voy a poder hacerlo".
  • Se siente culpable porque cree que debería poder ser mejor mamá. Usted cree que su bebé se merece algo mejor. Le preocupa que el bebé se dé cuenta de que usted se siente tan mal, o de que llora mucho, o de que no se siente feliz o no siente esa conexión que creía que iba a sentir.
  • No siente lazos de apego con su bebé. No siente esa felicidad idealizada de las mamás que se ven en la televisión o en revistas.
  • No puede entender por qué le está pasando esto. Está muy confundida y asustada.
  • Se siente irritada o enojada. No tiene paciencia. Todo le molesta. Siente resentimiento hacia el bebé, o su pareja, o hacia sus amigos que no tienen bebés.
  • No siente nada. Está vacía. No más está siguiendo la rutina de siempre.
  • En el fondo de su corazón se siente triste. No puede dejar de llorar, incluso cuando no tiene ningún motivo para llorar.
  • No tiene esperanza, siente que las cosas no van a mejorar nunca. Se siente como si fuera un fracaso.
  • No puede comer, o lo único que le hace sentirse mejor es comer.
  • Los patrones de sueño están fuera de control. No puede dormir cuando el bebé duerme, o no puede dormir en ningún otro momento. O tal vez pueda dormirse pero luego se despierta durante la noche y no puede volver a dormirse aunque esté muy cansada. O quizás no puede hacer otra cosa que dormir y no puede mantenerse despierta para hacer las cosas más básicas.
  • No puede concentrarse. No puede enfocarse. No le salen las palabras que quiere decir.  No se acuerda de lo que tiene que hacer. No puede tomar decisiones. Se siente aturdida.
  • Se siente desconectada. Se siente separada de todo el mundo pero no sabe por qué, como si hubiera un muro invisible entre usted y el resto del mundo.
  • Se pregunta, "¿Por qué no puedo superar esto?" Siente que debería ser capaz de componerse, pero no puede.

Qué hacer si tiene estos síntomas

Trate de no sentirse avergonzada o culpable. No está sola y lo que experimenta no es algo fuera de lo común. Muchos padres tienen estos sentimientos y usted puede empezar a sentirse mejor, lo único que necesita hacer es pedir ayuda. Hable con su pareja y sus familiares y amigos. No tiene que contarles todo si no quiere, pero pídales que le ayuden un poco más con el bebé (lo más seguro es que quieran hacerlo de todos modos) para darle tiempo para cuidarse.

Es muy importante que no platique tan solo con las personas cercanas, sino también con un profesional sobre las distintas opciones de tratamiento. Si tiene un doctor de cabecera o puede ver a su ginecólogo, vaya a verlos. También puede hablar con el pediatra del bebé durante el examen preventivo, si no espera demasiado tiempo. Muchos hospitales y clínicas de maternidad tienen grupos de apoyo para nuevas mamás, vea si hay alguno cerca de donde vive.

Lista para nuevos papás

Cuando acaba de tener un bebé, puede parecer que lo único que importa es cuidar de él. Sin embargo, una de las mejores maneras de cuidar de su bebé en realidad es cuidarse a sí mismo. Esta lista diaria creada por la terapeuta familiar Sherry Duson le ayudará a asegurarse de que esté cuidando a su bebé y de sí mismo.

  • ¿He comido suficientes alimentos nutritivos hoy?
  • ¿He dormido por lo menos 5 horas, o he tomado una siesta?
  • ¿Me he bañado hoy?
  • ¿He hecho ejercicio por lo menos 10 minutos hoy?
  • ¿He tenido hoy por lo menos 10 minutos de tranquilidad para renovarme y reflexionar?
  • ¿Me he permitido reír un poco hoy?
  • ¿He dejado que otras personas me ayuden hoy?
  • ¿He besado a mi bebé y le he dicho "Te amo" hoy?
  • ¿He hablado con al menos un adulto hoy sobre cómo estoy (no solo sobre el bebé)?
  • ¿Me he perdonado a mí mismo por los errores que he cometido hoy?

Acerca del experto: La Dra. Beth Van Horne trabaja para UTHealth investigando e implementando programas para mejorar la vida de los niños y las familias en Texas. Es madre de dos niños que cada día le hacen recordar que la maternidad es el trabajo más difícil y a la vez maravilloso que uno puede tener.