La higiene y los preadolescentes: Cómo apoyar los buenos hábitos

Su hijo preadolescente está pasando por una etapa de cambios emocionales y físicos. Hay preadolescentes que se estresan mucho por la higiene, y otros no son nada conscientes de sí mismos. Sea como sea su hijo, necesita sus consejos y apoyo para mantenerse limpio, sano y feliz.

¡Hablen del tema!

preteen girl with braces
  • Hablar de la higiene es un tema delicado para el preadolescente. Trate de no ofenderlo cuando le dé consejos. Explíquele que esta es una etapa de muchos cambios corporales y usted le está ayudando a sentirse seguro de sí mismo y ser aceptado por los demás.
  • Adviértale a su hijo preadolescente que tenga cuidado con lo que dicen sus amigos sobre los hábitos y los cambios corporales.
  • Asegúrese de entender lo que es la pubertad. Los niños necesitan saber acerca de cosas como las emisiones nocturnas; para las niñas, saber qué es la menstruación. Hagan algunas investigaciones juntos, use las palabras correctas y hable con ellos acerca de ser limpios y estar preparados. Si es necesario, pídale al pediatra que le ayude a tener esta plática.
  • Si es posible, es mejor que alguien del mismo sexo del niño, como el padre, la madre o un pariente, hable de esto con el preadolescente.
  • Platique sobre los microbios, y dígale que los niños no deben compartir cepillos para el cabello, maquillaje, bebidas ni alimentos.

Consejos:

  • Bañarse. Todos los días con jabón, que no se olviden los pies, y después de hacer ejercicio físico. ¡No hay excusas!
  • El sudor. Usen desodorante y antitranspirante. Lavar toda la ropa antes de usarla otra vez y cambiarse los calcetines todos los días.
  • El cabello. Láveselo con frecuencia con el champú adecuado. Explíquele que el cabello grasoso empeora el acné y los problemas de la piel. Si su preadolescente quiere empezar a afeitarse, consiga un rastrillo y explíquele detalladamente como usarlo, y cómo limpiar todo después de afeitarse.
  • La piel. Lávese con un limpiador suave todos los días. Dígale al preadolescente que reventar o tocar las espinillas deja cicatrices y esparce más bacterias por toda la cara.
  • Los dientes. Cepílleselos y use hilo dental por lo menos dos veces al día, especialmente si el preadolescente tiene frenos. Recuérdele que no solo es saludable, sino que además la gente no querrá estar cerca de él si tiene mal aliento.
  • Las manos. Láveselas antes de comer, después de usar el baño, de estornudar y de jugar con las mascotas. Mantenga las uñas cortas (córtelas recto para evitar que las uñas crezcan hacia dentro) ¡y no se las coma!
  • Las orejas. Si su hijo quiere perforarse las orejas, el mejor lugar para hacerlo es el consultorio del doctor, donde el proceso será higiénico.
  • El buen olor. Aplíquese el perfume y la colonia usando una sola gota detrás de cada oído. Sin embargo, tenga en cuenta que algunas escuelas no permiten a los estudiantes usarlos. NO es un sustituto para bañarse, pero puede ser un buen toque final para estar bien presentable.

Recordatorios adicionales

  • Su preadolescente quizás necesite pasar más tiempo en el baño para ocuparse de estos nuevos hábitos, especialmente si tiene necesidades especiales. Sea paciente y anímelo a levantarse más temprano para tener tiempo antes de ir a la escuela.
  • Anímelo a llevar estos productos en una bolsa con cierre en su mochila: desodorante, ropa interior extra, toallas sanitarias, etc.
  • Elógielo cuando se esfuerce por estar limpio, oler bien y estar presentable. ¡El refuerzo positivo funciona mejor que fastidiar todo el tiempo!

Para mayor información