Cómo manejar la rivalidad entre hermanos

Contribución del Dr. Giancarlo Toledanes

Los niños pueden sentirse celosos si no reciben lo que sus hermanos reciben, incluso la atención de sus padres. Esto puede llevarlos a acusaciones de "injusticia" y terminar en peleas. Sin embargo, la rivalidad entre hermanos es una parte natural del crecimiento y, si se maneja correctamente, puede llevar a relaciones sanas entre hermanos.

Una mamá se ocupa de niños que están peleando en el asiento trasero

Como padre o madre, ¿qué hago?

Para los padres, es importante tratar a cada niño de forma individual y no usar el mismo método para todos. Cada uno de sus hijos es distinto, así que debe tratarlos como personas diferentes.

Esto no significa que usted favorece a un niño más que a otro. Cada uno de sus hijos es especial. Dígale algo como: "Me gusta que eres tan bueno para dibujar y tu hermana canta tan bonito... ¡tenemos una familia de artistas!" No compare uno al otro diciendo cosas como: "Aprende a jugar fútbol, igual que tu hermano".

Trate de entender lo que cada uno de sus hijos siente y piensa. Abrácelos, recompense la buena conducta y pase tiempo a solas con cada uno de ellos, para darles su atención completa.

  • Aparte un espacio personal para cada niño donde pueda guardar sus juguetes y pertenencias. Si algo que los niños comparten está causando una pelea, quíteselo por un tiempo.
  • Explique las reglas para que sus niños entiendan: "Tu hermana mayor se acuesta más tarde porque tiene tarea".
  • Fíjese cuáles situaciones causan celos, como los regalos de cumpleaños: "Hoy es el cumpleaños de tu hermano así que le vamos a dar unos regalos, pero tu cumpleaños es el mes que entra, y entonces a ti te daremos regalos también". Los niños saben lo que es justo y hablar con ellos de antemano puede evitar problemas antes de que ocurran.
  • Deje que ellos expresen sus sentimientos para que aprendan a controlar sus emociones. No se enoje y sea comprensivo si ellos se quejan o se sienten. En vez de decir: "Él es un bebé.  Tú eres mayor y ya lo debes saber", diga: "Sé que estás enojado porque el bebé rompió la torre de Legos. Qué lástima".
  • Enseñe a los hermanos a resolver los conflictos y deje que le hablen de sus problemas. Cuando sean mayores, sus hermanos también pueden escuchar y darles una oportunidad para disculparse. Los niños más pequeños necesitan más ayuda para solucionar las diferencias, pero nunca nunca se ponga del lado de nadie. Felicite a sus hijos cuando resuelvan su pleito.
  • Usted es tanto un padre como un árbitro, así que tome decisiones rápidas y justas. Los niños no van a recibir lo que quieran todo el tiempo, entonces tienen que aprender a compartir. No se dé por vencido ante los berrinches.
  • Intervenga si las cosas se vuelven violentas. Asegúrese de que sus hijos entiendan que NO se permite ese tipo de comportamiento.

¿Y los castigos?

Si es necesario castigar o regañar a su hijo, hágalo en un lugar tranquilo y alejado de los hermanos. Castigar o regañar a su hijo delante de otras personas puede causarle vergüenza y que se sienta herido.

Acerca del experto: Giancarlo Toledanes, D.O., es un pediatra en un hospital y un instructor clínico en la Facultad de Medicina de UT Southwestern en Dallas. Es padre de un niño de 7 meses y disfruta cada minuto que está con él. Recomienda el libro Siblings Without Rivalry: How to Help Your Children Live Together So You Can Live Too por Adele Faber y Elaine Mazlish.