Niños con necesidades especiales: Una guía rápida para padres

Los niños con necesidades especiales tienen problemas de salud mental, física, del desarrollo u otras complicaciones. Ser un buen padre para ellos es un gran reto, pero también trae grandes recompensas. A continuación hay consejos sobre cómo manejar las cosas a diario.

Una mamá abraza su hijo que tiene necesidades especiales
  • Siga rituales y rutinas flexibles. A las familias que tienen niños con necesidades especiales les ayuda tener algo de estructura cada día, pero también suficiente flexibilidad para manejar situaciones de emergencia que surgen. Ponga a la vista un calendario familiar, use alarmas y tenga listos planes alternativos.
  • Tenga un buen sentido del humor.
  • Busque el apoyo adecuado. Podría ser que las personas que no tienen niños con necesidades especiales no sean muy comprensivas. Responda a las preguntas de otras personas, pero no les haga caso a las miradas y comentarios crueles. Es importante encontrar a las personas que le darán apoyo tanto en los tiempos buenos como en los tiempos malos. Comuníquese con otros padres de niños con necesidades especiales en su comunidad para que le den apoyo y consejos.
  • Juegue y diviértase con su hijo. Cree dulces recuerdos fuera de los hospitales y consultorios de terapeutas.
  • Esté preparado. Cuando esté fuera del hogar, tenga a la mano una bolsa con suministros de emergencia, sepa dónde están las salidas y los baños, y siempre tenga un plan alternativo. Si su hijo tiene una crisis en un lugar público, usted estará listo.
  • No compare a su hijo con otros niños. Su hijo con necesidades especiales se está desarrollando a su propio ritmo. Aún si su hijo no domina algunas tareas, recuerde que las personas con discapacidades tienen habilidades distintas, al igual que las demás personas.
  • Confíe en que usted tomará la decisión correcta. Posiblemente tenga que tomar algunas decisiones difíciles. No dude en luchar por lo justo. Usted conoce a su hijo mejor que nadie.
  • Asegúrese de que su hijo tenga la misma oportunidad de participar. Ayude a su hijo a hacer amigos y divertirse, alentándolo a hacer proyectos de arte y jugar deportes. Invite a los niños de la escuela a fiestas de cumpleaños y a jugar. Evite el acoso escolar al ser consciente de las actividades de su hijo. Invite a los maestros de su hijo a cenar en casa para conocerlos, trabaje de voluntario en la biblioteca de la escuela, o acompañe a los niños cuando haya excursiones.
  • Dele atención a sus otros hijos. Los hermanos de niños con necesidades especiales a menudo no se incluyen en actividades, lo cual puede causar resentimiento. Deles atención individual y sea justo en las reglas de la casa para no favorecer solo a un niño.
  • Dedique tiempo a su matrimonio. Tanto la crianza de sus hijos como el matrimonio requiere mucho trabajo, y usted tiene que dedicar tiempo a los dos si quiere que le salgan bien.
  • Cuídese a sí mismo. No deje de disfrutar de pasatiempos o pequeñas distracciones, como escuchar su música favorita o ir de compras. Busque ayuda profesional si es necesario. No sienta que tiene que ser un superhéroe todo el tiempo. Usted es un padre como cualquier otro que trata de cumplir con sus obligaciones diarias.
  • Confíe en su hijo. Use palabras y lenguaje que lo haga sentirse fuerte. Su hijo entenderá su actitud y se esforzará por hacer lo mejor que pueda.

Para mayor información