La seguridad con desconocidos: Cómo proteger a los niños sin asustarlos

Cuando los niños tienen la edad para estar en público sin supervisión y empiezan a socializarse con personas fuera de su hogar y familia, es importante enseñarles sobre los desconocidos y cómo cuidarse en su independencia.

Lo que deben platicar

Un desconocido estira la mano
  • El único secreto que está bien guardar es una sorpresa. Dígales a sus hijos que los quiere, pase lo que pase, y mantenga una comunicación abierta. Sus hijos necesitan entender que pueden confiar en usted sin temor a castigos.
  • Buenas y malas formas de tocar. Los niños necesitan saber los nombres correctos de sus partes privadas y que solo el doctor los puede tocar en el hospital o la clínica.
  • Un desconocido no es una persona buena ni mala, sino alguien que no conocen. Pueden saludar de manera cortés a un desconocido, pero no tienen que decir otra cosa a menos que un adulto de confianza esté allí.
  • Ser "amable" no es lo mismo que ser "bueno". Enseñe a su hijo que no debe aceptar regalos ni subirse al carro de alguien que no conoce, aun cuando la persona desconocida le diga lo contrario. Enseñe a su hijo a pedir permiso al adulto que lo esté cuidando.
  • Asegúrese de que sus hijos sepan su nombre completo, dirección y número de teléfono. También es importante enseñarle a su hijo a no poner esta información en Internet sin su permiso.

Hagan un plan

  • Señale varios lugares seguros y personas en quienes pueden confiar en el caso de que estén perdidos o necesiten ayuda. Estas personas podrían ser empleados de la tienda, policías uniformados, maestros de la escuela, etc.
  • Tenga listo un plan de emergencias para los lugares públicos. Diga, "Si nos llegamos a separar, encuentra a un adulto o una persona en un escritorio, mostrador o en la caja, diles tu nombre y número de teléfono y no te muevas de allí hasta que yo llegue a recogerte".
  • Enseñe a los niños a mantener una distancia segura. Deben decir, "No, gracias", si alguien les ofrece ayuda en un baño público. Los niños mayores que estén solos en casa no deben abrir la puerta a desconocidos y cuando contesten el teléfono, deben decir, "Mi mamá no puede hablar ahorita". Si se le arrima un carro desconocido, debe alejarse o entrar en un edificio cercano.
  • Alejarse y usar la voz. Si un desconocido realmente los está molestando, los niños tienen el derecho de salir corriendo y gritar: "¡Ayuda! Él no es mi papá".
  • Algunas familias usan palabras claves. Escojan una palabra clave que solo usted y su hijo sepan, y compártala solo con adultos de confianza. Si su hijo le pregunta a un adulto sobre la palabra clave y no la sabe, eso quiere decir que el niño no debe irse con ese adulto.
  • Repita el plan. A veces el plan puede variar dependiendo de donde están, según la ocasión (lugar de vacaciones, Halloween), así que recuérdeles a sus hijos.
  • Practiquen. Use juegos como "¿Qué harías si...?" para ayudar a su hijo a recordar qué debe hacer.

Recordatorios para usted

  • No use frases que den miedo. No es bueno decir, "¡Alguien podría llevarte lejos para siempre!" Es mejor decir "Solo quiero que sepas cuidarte".
  • Hable con otros padres, pero no con otros niños que usted no conoce. Si su hijo ve que usted está hablando con niños desconocidos, va a pensar que está bien que adultos desconocidos hablen con él. Si usted tiene que hablar con un niño desconocido, mantenga su distancia.
  • Evite poner el nombre de su hijo a la vista en su ropa o en la mochila donde lo podría ver un desconocido.
  • Si su hijo no quiere abrazar a alguien, no lo obligue. Su hijo tiene que aprender a confiar en sus instintos.

Para mayor información